Clase 9: Anglicismos en el lenguaje adolescente

9. Los anglicismos

La lengua inglesa es una lengua internacional (lingua franca) y dominante, y la problemática de la influencia del inglés es un gran tema no solo en España, sino también en toda América Latina y el resto del mundo. El inglés se asocia fuertemente con las innovaciones tecnológicas, además de que este idioma tiene un fuerte valor simbólico:

English (…) is used so extensively throughout the world now that it can serve as an ‘open reservoir’ for symbolic meanings (Cheshire, 2002)

Los anglicismos adoptados en una lengua pueden cumplir con diferentes funciones. Algunos préstamos se introducen en el idioma junto con un objeto o una costumbre nueva, mientras otros préstamos surgen por otros motivos (Drange, 2009; Rodríguez, 1996).

Según Romaine (2000), la posibilidad de que se produzcan cambios lingüísticos a causa de los anglicismos es alta, porque las redes de comunicación de la globalización conducen a que los jóvenes de varios países se pongan en contacto, desafiando límites geográficos y culturales. Entre los jóvenes se han creado una identidad multicultural que provoca entre los jóvenes un uso frecuente de anglicismos. El lenguaje juvenil es importante en la renovación de la lengua:

There are also borrowings with a more colloquial and unconventional flavour for many fields, most frequently found in journalese (…) and in youth language, from where they may seep into the general language (Rodríguez, 1999: 110).

Así el registro coloquial es donde estos préstamos se han desarrollado (Gómez Capuz, 2004), y por ello el estudio de los anglicismos en el lenguaje adolescente es un tema actual.

9.1 Integración de los angicismos = proceso

Gómez Capuz distingue “tres etapas en el proceso de integración de los elementos extranjeros” (2000: 11). Este punto de vista concuerda con la idea de Haugen (1950: 213) de que el fenómeno del préstamo es un proceso y no un estado. El préstamo lingüístico es el resultado observable de este proceso. Aparece el vocablo de origen extranjero. La palabra es empleada por varios hablantes; se convierte en un extranjerismo (fremmedord). La palabra inicia el proceso de adaptación al idioma receptor. La palabra está completamente integrada al sistema lingüístico del idioma receptor; se convierte en préstamo (lånord).

9.2 Integración formal

I) La primera etapa del proceso de integración es la del “momento mismo de la transferencia interlingüística”. Los hablantes de la lengua receptora tienen que decidir si aceptan el extranjerismo o si prefieren sustituirlo por un neologismo interno (ibid).

II) En la segunda etapa el extranjerismo está en proceso de asimilación, y el vocablo se va convirtiendo en préstamo.

III)       En la tercera etapa el préstamo madura y comienza a participar en la naturaleza creativa del lenguaje, por ejemplo por medio de usos metafóricos, irónicos y humorísticos (ibid). Al compararlo con la terminología señalada anteriormente, la primera etapa coincide con el término fremmedord o ‘extranjerismo’, mientras la palabra, en el proceso de adaptación o asimilación, se va convirtiendo en lånord o ‘préstamo’.

El proceso de integración depende de diferentes factores.  Según Graedler (1998: 68), en el momento de emplear una palabra extranjera en un idioma, el hablante tiene dos opciones:

1) mantener los rasgos extranjeros de la palabra y desviarse de la estructura del idioma receptor

2) integrar la palabra y adaptarla a la estructura del idioma receptor.

Tanto en el ejemplo (1) del noruego como en el ejemplo (2) del español de Chile se ha conservado el fonema /dʒ/ del inglés, que no existente en ninguna lengua receptora:

(1) Ali:    jamen du var lite bra (didʒei | DJ)

fuiste tú un DJ un poco bueno (øsungu1a1)           

En el ejemplo (2), el informante ha integrado el sustantivo ‘mail’ sólo parcialmente al sistema morfológico español, ya que la palabra ha adoptado el género masculino por medio del artículo masculino plural, pero no lleva la desinencia correspondiente del plural (s):

(2) Felipe:    tiene que ir al (mesendʒer|Messenger) para bajarlos (meil|mail)   (sceab801)

En los ejemplos (3) y (4), en cambio, tanto ‘kult’ como ‘chatear’ están integrados fonológicamente y morfológicamente al idioma receptor. Siguen el patrón de pronunciación y llevan la desinencia correspondiente al adjetivo en noruego en el caso de ‘kult’ y la terminación verbal -ar correspondiente al infinitivo regular en el caso de ‘chatear’.

(3) Ahmad:   det var litt (kult | cool) på festen da fue un poco cool en la fiesta pues                                                                        øsungu1a1

(4) Felipe:          íbamos a (t∫atear | chat) allá                                                                                sceab8-01

Hay factores internos y externos a la lengua que influyen en la actitud del hablante. Factores internos como la forma ortográfica y la pronunciación original de la palabra pueden facilitar la integración o dificultar la adaptación a la estructura de la lengua receptora. De esta manera, préstamos que no se diferencian tanto del patrón lingüístico de la lengua receptora pueden parecer integrados inmediatamente, al igual que préstamos con una pronunciación que se aleja mucho del sistema fonológico de la lengua receptora pueden asimilarse rápidamente para evitar una pronunciación ajena al sistema fonológico patrimonial. En los ejemplos (1) y (2) el fonema /dʒ/ inexistente tanto en noruego como en español dificulta la integración al sistema fonológico en ambos idiomas.

9.3 Integración semántica

La integración fonológica, morfológica y ortográfica es necesaria para que un préstamo pueda funcionar como un vocablo patrimonial en la estructura gramatical de un idioma. Pero el préstamo también tiene que encajar semánticamente en el idioma receptor: Los extranjerismos entran con un significado

[…] que se debe integrar en las estructuras lexemáticas o campos semánticos de la lengua receptora, ajustando sus contornos por relación a las palabras patrimoniales de significado próximo, con las cuales concurren en el uso (Gómez Capuz 2000: 41).

Según Weinreich (1967: 53) únicamente los préstamos que designan un objeto nuevo pueden incorporarse al sistema lingüístico de una lengua, sin que este sufra ninguna modificación. Como estos préstamos normalmente acompañan al objeto nuevo, suelen tener un referente claro, como video o mail, y no tienen un sinónimo en la lengua receptora. Son palabras que pueden ser sustituidas, por ejemplo por una palabra nueva creada en la lengua receptora, sin que se altere el significado (Bookless 1984), como ‘correo electrónico’ o ‘e-post’ para sustituir al anglicismo mail en español y noruego, respectivamente.

La situación es diferente para los préstamos que ya cuentan con un sinónimo en la lengua receptora (equipo/kit, selskap/party). Weinreich (1967) sostiene que estos préstamos siempre influyen en el vocabulario existente de la lengua que lo recibe creando una confusión de contenido entre la palabra nueva y la patrimonial, lo que puede provocar o bien la desaparición de la palabra patrimonial, o bien, una especificación del contenido de ambas palabras:

Except for loanwords with entirely new content, the transfer or reproduction of foreign words must affect the existing vocabulary in one of three ways: (1) confusion between the content of the new and old word; (2) disappearance of the old word; (3) survival of both the new and the old word, with a specialization in content (Weinreich 1967: 54).

Puede suceder que ambas palabras se mantengan, pero surge una especialización del contenido de una de ellas (Weinreich 1967: 54-56). En el caso de ‘slip’ y ‘calzoncillo’, por ejemplo. El préstamo ‘slip’ es una modificación de la categoría existente ‘calzoncillo’, y ha surgido una especialización del préstamo (Bookless 1982). Se parte de una descripción semántica de los préstamos y se hace la distinción entre los préstamos que tienen un referente claro y los que no lo tienen.

1) Los préstamos que entran en un idioma para denominar a objetos nuevos para los que el idioma receptor no tiene ninguna expresión.

2) Los segundos son expresiones que sí tienen expresiones equivalentes en las lenguas receptoras, pero que el empleo del préstamo expresa una connotación diferente.

Así se puede desarrollar una diferencia estilística entre la palabra patrimonial y el préstamo, donde uno de ellos puede restringirse a formar parte del vocabulario de los educados, como las palabras de origen griego en el inglés.

3) Otra posibilidad es que el préstamo pase al lenguaje coloquial adquiriendo una connotación peyorativa o jergal.

Una característica de esta modalidad del lenguaje juvenil la lengua es el extendido empleo de terminos jergales y expresiones malsonantes. ¿Son préstamos que únicamente forman parte del lenguaje coloquial juvenil, donde se emplean con connotaciones peyorativas o jergales o matización del estilo?

Resumiendo: es posible distinguir entre dos clases de préstamos: los I) préstamos que denotan una realidad nueva, y II) los préstamos que ya tienen un equivalente en el idioma receptor, y que al introducirse en esta lengua modifican de alguna manera el vocabulario patrimonial.

9.2 Los anglicismos en el lenguaje juvenil de Madrid[1]

En el trabajo sobre anglicismos de Bua (2006) consta que uno de los anglicismos más usados en el LJ de Madrid es flipado con las variantes flipar y flipante, ambos derivados del étimo inglés flip out (Rodríguez, 1997: 217). Flipado es usado por los jóvenes como un adjetivo con el significado de ’entusiasmado’ o ’loco’:

(4) Juan ayer se quedó chaval flipado porque están más de guapos son dos mensajes tronco que se los escribí pero no se los he mandado                  (malce2g01)

Los jóvenes también utilizan el adjetivo flipante, con el significado de ’estupendo’ en sus conversaciones:

(5) Mar:             no pero por eso tener lo típico tener lo típico yo tenía esas
                          sandalias plateadas que son flipantes.
Luzma:              eran tenían un taconazo flipante pero flipante(maore1j2)

Los jóvenes madrileños han convertido un verbo inglés en adjetivos nuevos adaptados al español. En los siguientes ejemplos del corpus COLAm, los jóvenes juegan con los anglicismos adaptándolos al español. En el ejemplo (iii) el numeral ‘thirty-one’ se ha convertido en un sustantivo con el artículo indefinido:

(6) Juan:                  que es un thirty-one              (mashe1g02)       

En el ejemplo (iv), en cambio, se especifica la manera de dar un paseo sustituyendo la frase ‘a pie’ en español con la traducción directa al inglés. En este ejemplo vemos que el anglicismo no consiste en una sola palabra, sino que es una combinación de palabras en aras a una mayor expresividad:

(7) José:                  damos un paseo/ vamos by walking                                            (maore1j2)

En los ejemplos anteriores hemos visto que los anglicismos pueden funcionar como verbos, adjetivos y sustantivos en español. Sin embargo, la categoría gramatical más frecuente de anglicismos en el corpus COLAm son los sustantivos, como en el siguiente ejemplo (v):

(v) Any:                   para pero qué te crees popstar o qué/ (malce2j2)     

Los ejemplos señalados aquí no cumplen con la función tradicional de los anglicismos de nombrar un objeto o invención nueva. La motivación de los anglicismos mencionados parece más bien resaltar una idea o una palabra para llamar la atención sobre ella.

Aunque existan anglicismos, la frecuencia de estos no es elevada, no obstante, no podemos descartar que los anglicismos usados pasen a la lengua estándar. Según Bua (2006), los anglicismos ‘patentes’ son los que dominan en el corpus estudiado. El predominio de estos anglicismos muestra que jóvenes del Corpus COLAm utilizan, ante todo, anglicismos que han sido importados con la palabra del inglés junto con su significado.

Los sustantivos constituyen la categoría gramatical más común, el 68 % de los anglicismos en ambas capitales. La categoría temática más común es la misma, la que se refiere a las nuevas tecnologías, así encontramos palabras como CD, disc, Hotmail, Messenger e Internet en ambas metrópolis. Otra categoría temática presente en ambas metrópolis es la que se refiere a la música donde coinciden palabras como dj, hip-hop, rap y rapero. El hecho de compartir los anglicismos que se refieren a invenciones tecnológicas y géneros musicales indica que los jóvenes de las metrópolis tanto en España como en Chile pertenecen a una cultura juvenil global que se adapta a las nuevas tecnologías y que comparte fenómenos culturales transnacionales.

En Madrid y Santiago de Chile comparten la motivación por usar un anglicismo como parte de su creación lingüística y afán por llamar la atención rompiendo las normas lingüísticas, tal como vemos en los siguientes ejemplos:

(10) Arturo:         bueno déjalo pedazo de (gordineitor|gordo + terminator) ya yo te lo pongo        (sceab08-03)                                                                            

(11) Lisa:                 tías con la corbata en la cabeza de los tíos haciendo en plan rambo bueno un una gracia/                                             (maore2j2)

 

9.3 Factores de los anglicismos

Factores como la edad, la frecuencia y la extensión social y geográfica de la palabra Influyen en el nivel de integración de un préstamo. Además puede influir: el registro y el estilo empleado, y el modo de comunicación. Una palabra de uso extendido puede adquirir un mayor grado de integración que una palabra empleada por primera vez. Además, un vocablo que tiene un uso extendido se encuentra en un nivel superior en el proceso de integración descrito en el gráfico 2-1, por lo cual generalmente estará más integrado.

Los factores externos como el registro y el modo de comunicación son especialmente interesantes en relación con el lenguaje coloquial y juvenil, y el análisis podrá indicar la importancia de estos factores en el proceso de integración de los préstamos en el lenguaje juvenil.

Hay que recordar que el proceso de integración del extranjerismo es gradual. Una palabra puede, por lo tanto, estar integrada en algunos aspectos y en otros no, como ‘mail’ en el ejemplo (2) que lleva artículo masculino plural, pero no lleva la desinencia del plural. Asimismo hay palabras que tienen un uso generalizado en un idioma, sin adaptarse completamente al sistema lingüístico del mismo, como club y sándwich, anglicismos antiguos y de uso generalizado en el español, que todavía no han adquirido una pronunciación y una forma totalmente asimiladas.

9.4 Préstamo o cambio de código

No existe una diferenciación clara entre concepto de préstamo lingüístico y de cambio de código. Para MacSwan (2004: 283), el cambio de código es: the alternate use of two (or more) languages within the same utterance. Sin embargo es común diferenciar el préstamo lingüístico del cambio de código según los siguientes criterios:

(…) borrowings are phonologically and morphologically integrated into the borrowing language and within the speech community they are accepted as bona fide elements of and are in general use in the borrowing language (McClure 1998: 130).

 

9.5  Diferentes tipos de préstamos

Gómez Capuz (2000) distingue entre el extranjerismo y el préstamo, y dice que este último es el resultado de un proceso iniciado con el empleo del extranjerismo. Al analizar los anglicismos en su estudio, es decir, los extranjerismos de origen anglosajón, Gómez Capuz (2000: 54-60) diferencia entre anglicismos:

  1. simples como bar y pub y
  2. compuestos como airbag y coffee break,
  3. siglares como PC y CIA, FBI
  4. de etimología de las lenguas clásicas como máster y giga, y
  5. compuestos de etimología clásica y anglosajona como gigabyte y videoclub,
  6. anglicismos de origen exótico pero trasmitido al español a través del inglés como biquini, y anglicismos consistentes en marcas registradas como cocacola y rímel.

El elemento común de tidas estas subdivisiones es que todos los vocablos son anglicismos patentes, o sea que son palabras de origen anglosajón que ha mantenido parcial o totalmente morfemas propios del inglés (Gómez Capuz 2000: 14).

Hay dos categorías más de extranjerismos, que en cierto sentido constituyen una mezcla de préstamos directos o patentes y préstamos integrados o indirectos. Primero tenemos los híbridos compuestos por un elemento extranjero y un elemento patrimonial, como tabla de surf en español y cowboymoten en noruego.

La última categoría es la de falsos préstamos o pseudopréstamos, que son palabras de apariencia extranjera, pero que no existen en la lengua extranjera. En noruego hay ejemplos como snacks y stressless (Johansson y Graedler 2002: 23), mientras en el español hay ejemplos como flipar y footing (Gómez Capuz 2000: 63).

Además de estas categorías referidas a palabras de origen anglosajón, tenemos los anglicismos pragmáticos, que según él mismo es un tipo de préstamos que ”se suele dar en situaciones especiales (traducciones, doblajes y bilingüismo profesional)”, por lo que no es muy común (Gómez Capuz 2000: 61). Subdivide esta categoría en los siguientes grupos:

  1. a) marcadores discursivos como okay,
  2. b) reglas de habla y rutinas como merry christmas,
  3. c) fórmulas de fijación pragmática como please y good bye (Gómez Capuz 2000: 61-62).

El préstamo no es siempre una palabra simple o compuesta, pueden ser fórmulas de más de una palabra.

(12)             Lorena:                   van a algún carrete ahora/

Julián:                      no sé yo

Marco:                     I don’t know I don’t know                                                   Scawm4-02

(13)             Francisco:             I’m sorry   Scawm4-03                                                                                    

 

9.6 La motivación del préstamo

Los préstamos se dividen en tres categorías:

  1. los préstamos que se refieren a una invención o una realidad nueva
  2. los préstamos que ya tienen un sinónimo en el idioma receptor o
  3. los que surgen por motivos estilísticos.

Hay  factores que motivan el uso de préstamos por un lado, y las funciones que cumplen en un contexto por otro lado. Los primeros en general son factores extralingüísticos, mientras las segundas se clasifican como funciones lingüísticas (Drange 2006: 262). La diferencia entre ambos conceptos se puede ilustrar mediante el siguiente ejemplo:

(14) Paula: pucha que no tengo (computador|computer) (po | pues)         Scccm4-04

La aparición del aparato denominado ‘computador’ se puede definir como un factor extralingüístico que motivó la transmisión del préstamo computador al español junto al nuevo invento. Asimismo la falta de un término patrimonial para nombrar este objeto se puede considerar un factor lingüístico ya que su función fue rellenar un vacío en el idioma. Se distinguen cuatro factores que influyen en la elección de un idioma por personas bilingües:

1) Relaciones entre los hablantes,

2) Factores relacionados con la conversación, los participantes, el tema, el lugar y el contexto

3) Elementos relacionados con el mensaje en sí

4) Actitudes lingüísticas.

Estos factores también pueden ser relevantes para determinar la motivación de elegir un préstamo en vez de un vocablo patrimonial en una conversación monolingüe. En conversaciones entre jóvenes, por ejemplo, el uso de ciertos préstamos puede ser motivado por el deseo de expresar cierta imagen y obtener confirmación social por parte de los participantes. Del mismo modo, los elementos relacionados con el mensaje en sí cumplen más bien funciones pragmáticas. Hay: citaciones, repeticiones, reiteraciones, cualificación del mensaje, tema – comentario, atenuación, interjecciones y frases hechas.

Aparte de la necesidad de palabras para denominar objetos y costumbres nuevas, Weinreich (1967: 56-61) señala que ciertos factores internos a la lengua también pueden influir en la adopción de préstamos.

  1. En primer lugar menciona las palabras patrimoniales que se usan poco fácilmente pueden ser sustituidas por préstamos que se han escuchado con mayor frecuencia.
  2. En segundo lugar sugiere que la existencia de homónimos puede impulsar a la incorporación de préstamos.
  3. En tercer lugar presenta lo que podría ser la razón más adecuada para explicar los anglicismos encontrados en los corpus estudiados aquí: la constante necesidad de nuevos sinónimos para renovar el léxico.
  4. También resalta la importancia del significado simbólico de la lengua fuente, y que, por el mayor prestigio de esa lengua, el hablante puede elegir el préstamo para expresar el estatus social que el conocimiento de esa lengua desprende (Weinreich 1967: 60).

9.7 Las funciones de los préstamos

A nivel de la comunicación el préstamo adquiere funciones pragmáticas. Se define el término función de acuerdo con la teoría funcional de Halliday (1978), que distingue tres funciones principales de la lengua:

  1. la ideacional,
  2. la interpersonal y
  3. la textual

Las categorías no son compartimentos estancos y una palabra puede cumplir con varias funciones al mismo tiempo.

9.7.1 La función ideacional

Al introducirse un producto o una costumbre que carece de nombre en la lengua receptora, los hablantes comúnmente empiezan a utilizar el nombre del idioma original. Un ejemplo de esto es la aparición del “talonario de cheques”, un invento nuevo que al introducirse en el mundo hispanohablante carecía de nombre en español, y se empezó a utilizar el vocablo inglés ‘cheque’, adaptándolo al sistema fonológico español:

(15) Benjamín: no sé voy a firmar un cheque oye scawm4-03                                   

La función de este préstamo se puede definir como meramente referencial o, si empleo la teoría funcional de Halliday, clasifico este tipo de anglicismos dentro de la categoría denominada ideacional. Esta categoría es la que expresa la experiencia del hablante, la que indica la relación entre el hablante y el mundo externo (Halliday 1978: 48). Esta clase de préstamos tiene un referente claro y, por lo tanto, el significado original del préstamo se mantiene prácticamente constante también en la lengua receptora (Bookless 1982; Graedler 1998). La relación entre la palabra y el referente puede ser tan fuerte que los hablantes muchas veces piensan en el nombre extranjero como el nombre verdadero. Los préstamos de esta primera categoría las subdivido en cinco subcategories diferentes, de acuerdo con su naturaleza:

I) préstamos propios

II) préstamos que se refieren a realidades ajenas

III) nombres de marcas registradas anglosajonas

IV) títulos y canciones

V) nombres propios de origen anglosajón

I) La primera subcategoría abarca los préstamos propios, se incluyen las palabras que denominan un objeto o una invención nueva que se introducen en un idioma junto al objeto o la invención. Dentro de esta categoría predomina especialmente el vocabulario técnico relacionado con los nuevos inventos tecnológicos como CD, mail, computador:

(16) Felipe: cuando no (teniai | tenías) internet íbamos a chatear allá                    (Sceab8-01)

Se usan anglicismos para designar conceptos u objetos propios de determinadas ciencias o técnicas con un predominio norteamericano. Como los objetos y sus nombres no existen en el idioma receptor, la introducción de los términos nuevos no modifican este idioma, únicamente se amplía el vocabulario.

II) La segunda subcategoría incluye los préstamos que se refieren a costumbres y realidades ajenas, o sea costumbres y objetos pertenecientes a otra cultura, de los cuales Rodríguez (1996: 111) menciona lord, lady, cricket entre otros. Generalmente se emplean las palabras en la lengua receptora para referirse a los elementos de la cultura ajena, sin introducir los elementos en sí a la nueva cultura. En estos casos las palabras tampoco modifican la lengua receptora, solamente se añaden al vocabulario ya existente:

(17) Carolina: se viene de miedo (xálowin | halloween)     (scfab8-03)

En el caso de Halloween, el término se refiere a una costumbre extranjera, que como consecuencia de la globalización y por motivos comerciales también se está trasladando a nuevos países. En esta categoría se incluyen nombres de personas o lugares originarios de países angloparlantes como en el ejemplo (30):

(18) Francisca: ponte (leni krævis | lenny kravitz) canta igual así                      (scacb8-01)

Este tipo de anglicismos en el lenguaje juvenil es el reflejo de la cultura juvenil global.

III) La tercera categoría abarca los nombres de marcas registradas anglosajonas. Los productos nuevos (invenciones tecnológicas) muchas veces mantienen sus nombres propios al introducirse en una lengua nueva:

(19) Felipe:               me metí en el (mesendʒer | messenger)  sceab8-01  

(20) Elisabet:           tú tienes (eskot∫ | scotch)/                                                                                     scawm4-03

IV) La cuarta categoría contiene títulos y frases de teleseries, películas y canciones, referencias directas a expresiones culturales globales. Como se aprecia en los ejemplos (21) y (22), los jóvenes solamente mencionan los títulos y las frases mostrando que estos productos de ocio forman parte de sus vidas:

(21) Ana: qué (jugái | juegas)/
Gustavo:                 (star wars | star wars)      scacb8-01                                                                         

 

(22) Mette:    girls just wanna have fun17 og så (feim | fame) og girls just wanna have fun y fame y
Helene: og så (feim | fame) y fame
Johan: (roki | rocky)
Mette: (døti dænsiŋ | dirty dancing)       vevgguje1a5                                                                     

V) En la quinta y última categoría están los nombres propios de personas de origen anglosajón. (Yonathan, Milady, Usnavy), y los segundos son nombres que se modifican con pronunciación inglesa o con la sustitución de un nombre o hipocorístico inglés correspondiente al nombre original. Los primeros son adiciones al vocabulario y así tienen una función ideacional, mientras el uso de los segundos es motivado por las relaciones entre los hablantes y, por lo tanto, su función es interpersonal. Estos nombres se tratarán en el siguiente apartado.

 

(35) Miguel:                 (maicol | michael) me (estai | estás) bajando la música/     scfob8-05

Todas las subcategorías mencionadas cumplen la función de describir el mundo o referirse a él, o sea que tienen una función ideacional. Estos préstamos comúnmente se clasifican como préstamos necesarios en los estudios del contacto entre lenguas, mientras los demás frecuentemente se tildan de innecesarios, ya que ¿para qué introducir una palabra nueva para algo que ya tiene nombre? En su discusión sobre la necesidad de los préstamos, Hope (1963) destaca que cada préstamo es necesario en cierto sentido, y cita a Gray (1950), que dice que “each and every word is taken over for a reason which seems good and sufficient to the borrower” (citado en Hope 1963:35).

Es necesario estudiar el papel del hablante para averiguar la función del préstamo, por eso se  emplean las otras funciones presentadas por Halliday (1978); la función interpersonal y la función textual.

9.7.2 La función interpersonal

La función interpersonal expresa las relaciones entre los participantes en la situación de la comunicación, y también el papel que el hablante elige adoptar. Los préstamos no integrados tienen, por su apariencia extranjera, mayor facilidad de desarrollar un sentido “expresivo”, es decir, un sentido que expresa los sentimientos y las actitudes de los hablantes. Por lo tanto, con un anglicismo espontáneo y no integrado, el hablante puede expresar ironía, agrado, esnobismo o prestigio (ibid). Gómez Capuz (1996: 306) distingue entre la motivación sociológica y la motivación psicológica para este tipo de préstamos, donde la primera expresa el esnobismo, mientras la segunda transmite humor, parodia, ironía o connotaciones peyorativas.

En muchos casos es difícil determinar con exactitud la motivación del hablante al elegir un préstamo en vez de una palabra de la lengua propia. Rodríguez (1996: 112-113) dice que hay anglicismos que presentan connotaciones positivas en unos contextos y negativas en otros.

La relación de igualdad y proximidad entre los participantes es fundamental para que una conversación sea coloquial. Dentro del marco coloquial, la función interpersonal de la lengua es especialmente relevante, ya que, en este marco es importante para los hablantes involucrar al oyente y hacer llegar su mensaje por medio de diferentes recursos fónicos, morfosintácticos y léxico-semánticos. Estos recursos son especialmente notables en el habla de los jóvenes, donde los neologismos, palabras jergales, palabras malsonantes y préstamos de otras lenguas son recursos importantes para mantener el aspecto coloquial y lúdico. El inglés funciona como una herramienta importante para expresar emociones y simbolismo dentro de la cultura juvenil global.

La función interpersonal es una función importante para explicar el uso de préstamos jergales en el habla de los jóvenes. Las siguientes categorías son para diferenciar entre los factores que motivan el uso de los préstamos que cumplen con la función interpersonal:

1) Señalar prestigio:

  1. recursos fónicos
  2. recursos morfosintácticos
  3. recursos léxicos
  4. lenguaje especializado (cf. Rodríguez 1996: 114)
  5. frases enteras (cf. unmixed utterances de Sharp 2001)

2) Atenuar el mensaje o distanciarse del mensaje:

  1. recursos fónicos
  2. recursos morfosintácticos
  3. recursos léxicos
  4. eufemismos
  5. formas crípticas (cf. Rodríguez 1996: 113)

3) Intensificar el mensaje:

  1. recursos fónicos
  2. recursos morfosintácticos
  3. recursos léxicos
  4. préstamos malsonantes

4) Expresiones humorísticas

  1. Apodos o sobrenombres
  2. Vocativos
  3. Bricolaje

Las frases enteras en inglés están en la categoría empleada para señalar prestigio, porque como el inglés expresa el valor simbólico de prestigio (Rodríguez 1996; Graedler y Johansson 1997), emitir una frase entera en inglés le da prestigio al hablante. Además, el hablante logra atraer la atención sobre lo que dice, e incluso muestra su conocimiento sobre este idioma prestigioso. En algunos casos, pronunciar una frase entera en inglés puede tener una function atenuante, especialmente si el hablante, mediante el uso de otro idioma, se distancia del mensaje. Asimismo, la frase en inglés puede tener valor intensificador cuando el hablante elige expresar la frase en inglés para reforzar el contenido. Hay que distinguir entre las funciones establecidas por el contexto de cada una de las frases enteras en inglés. En esta clasificación también he diferenciado entre los diferentes tipos de apelativos. Los nombres y los hipocorísticos se emplean por razones de prestigio, como queda ilustrado con el ejemplo (24):

(24) Alicia: (rober | robert)   sceab8-0

Mientras los vocativos y apodos se emplean por razones humorísticas. Los apodos se usan en lugar del nombre de pila para llamar a la persona, como en el ejemplo (25),

(25) Lorena: dejaron pagando a tom (soyer|sawyer) entonces         scawm4-01

mientras los vocativos se usan para llamar la atención de una persona como en el ejemplo (26):

(26) Hernán: no (batman|batman)       scawm4-01 

En las categorías señaladas aquí, se supone que el préstamo se usa en lugar de un sinónimo patrimonial. Sin embargo, en algunos casos, según Rodríguez (1996), se observa la operación contraria: se elige una palabra del idioma original en vez de un préstamo de uso extendido. Esto muestra una actitud purista con una motivación “ideológica”, según Rodríguez (1996: 114). Se observa una general aceptación por los préstamos entre los jóvenes. En algunos casos hay vacilaciones entre el uso de la palabra original y el préstamo, por ejemplo hay una vacilación en el uso de homosexual y gay. Aquí el contexto debe ayudar a determinar el motivo de empleo de una palabra u otra. Asimismo, los datos determinarán si las categorías propuestas son aptas para clasificar el uso real de los préstamos jergales.

9.7.3 La función textual

La tercera y última función de la lengua es la que Halliday denomina textual, y que se relaciona con el mismo texto (Halliday 1978: 48). Esta función permite a la lengua crear texto y relacionarse con el contexto, la situación y el texto precedente (ibid). Según Halliday (1978: 48), esta función no existe en otras teorías de las funciones de la lengua, pero constituye una motivación importante para el uso de los préstamos.

Rodríguez (1996: 116-124) destaca que el préstamo se puede usar para simplificar, economizar, precisar y variar el mensaje. Cuando los préstamos se emplean para variar el mensaje, aparecen en el texto alternando con palabras patrimoniales y préstamos ya integrados en la lengua. También ocurre que el préstamo aparece junto con la palabra patrimonial, como para subrayar la palabra empleada, como en el ejemplo (27):

(27)            Sanja: han var skikkelig seriøs skikkelig (sirius gai| serious guy) era muy serio verdaderamente un serious guy                                    osvgje1A2

En el lenguaje juvenil hay diferentes tipos de juegos verbales. Frecuentemente son elementos dentro del mismo texto que dan pie a estos juegos, como rimas y juegos de palabras. Estos juegos de palabras también pueden surgir a raíz del empleo de un préstamo, como en el ejemplo (28):

(28)          Patricia: no
Francisco: I’m sorry
Patricia: no
Francisco: I’m zorra      scawm4-03 

Hay préstamos que cumplen con la function interpersonal y con la función textual a la vez. Un hablante puede emplear un préstamo para llamar la atención del interlocutor, así logra reforzar el mensaje. Las categorías no son absolutas, pero sirven para comprender mejor las diferentes funciones que cumplen los préstamos lingüísticos.

9.8 Resumen

Se ha indicado el proceso de integración formal y semántico de los préstamos, y diferentes funciones que pueden ejercer. Las funciones de los préstamos se basan en la teoría funcional de Halliday (1978) distinguiendo principalmente entre los préstamos que denominan una realidad nueva y los préstamos que ya tienen un referente en el idioma receptor de los préstamos. Dentro de estas dos categorías principales, los préstamos pueden cumplir con varias funciones ilustradas.

9.9 Comparación entre los corpus COLAs y UNO

La frecuencia de los anglicismos en el corpus COLAs es de 7,15 por 1000 palabras, mientras la frecuencia en el corpus UNO es de 10,31 por 1000 palabras. Según estos datos, los anglicismos son más frecuentes en el corpus noruego, sin que sea llamativa la diferencia.

Comparando los anglicismos más frecuentes en ambos corpus se aprecia que entre los anglicismos más frecuentes no hay ningún anglicismo que coincida. Ambos corpus tienen palabras referentes a nuevas invenciones entre las palabras más frecuentes, pero no son las mismas invenciones. En el corpus COLAs hay hipocorísticos y nombres ingleses entre las palabras más frecuentes, mientras en el corpus UNO destacan los adjetivos. Este hecho nos enseña que el inglés es una fuente importante en la creación de nombres e hipocorísticos en el lenguaje juvenil chileno, mientras los jóvenes noruegos se sirven de los adjetivos ingleses en sus valoraciones de su mundo.

9.9.1 Las categorías gramaticales en COLAs y UNO

El sustantivo es la categoría gramatical más frecuente tanto en el corpus COLAs como en el corpus UNO. Ambos corpus también cuentan con la categoría frases como la segunda categoría más importante en cuanto al número, pero allí terminan las similitudes. Aunque ambos corpus cuentan con verbos, adjetivos y numerales entre los anglicismos, estas categorías destacan en el corpus UNO donde constituyen el 26,5 % de los anglicismos, mientras en COLAs solamente constituyen el 5,4 %. En UNO hay muchas referencias a nombres de películas, canciones y series de television inglesas.

Entre los sustantivos comunes, las dos categorías principales, tanto en COLAs como en UNO, son nuevas invenciones y miscelánea. Las únicas dos palabras que coinciden en ambos corpus son los anglicismos power y party, que vemos en los ejemplos a continuación:

(29) Waqas:    slå av (paʊer| power) da pues apague el power                                                                               osungu1a1

(30) Alex: el medio (paʊer | power)                                                                       scawm4-08

(31) Ani:  ut på byen og bare (pa:ti | party)
salir al centro y solo party                                                         osunje1b1

(32) Julián: van a hacer un (piama pardi | pyjamas party)      scawm4-02

En ambos corpus hay palabras relacionadas con el vestuario, la comida, la música y calificaciones de personas, pero varía la importancia de las categorías. Mientras las dos últimas categorías son importantes en COLAs, el vestuario y el deporte son más importantes en UNO.

9.10 Conclusiones

La categoría gramatical que contiene el mayor número de anglicismos en ambos corpus es el sustantivo. El empleo de marcas registradas de origen anglosajón indica que tanto Chile como Noruega pertenecen a un mercado global de productos, pero curiosamente sólo coinciden tres marcas registradas en los dos corpus: MTV, Internet y Windows.

Los anglicismos que se refieren a nuevas invenciones tecnológicas constituyen la categoría más importante tanto en COLAs como en UNO. Ambos corpus contienen palabras como CD, PC/Computador y video. Aunque no todas las palabras en esta categoría coinciden, la mayoría tienen relación con la informática, como mail y mouse en COLAs y database y RAM en UNO.

Mientras los jóvenes chilenos emplean muchos anglicismos relacionados con la música, y pocos anglicismos en las categorías vestuario y deporte, los jóvenes noruegos presentan varios anglicismos en las categorías vestuario y deporte. Hay más variedad de anglicismos en el corpus UNO que en el corpus COLAs.

Aparte de presentar una mayor variedad de anglicismos, el corpus UNO también tiene una mayor frecuencia de anglicismos que el corpus COLAs. En COLAs la frecuencia de anglicismos es de 7,15 por mil palabras, mientras en UNO es de 10,33 por mil palabras. Aunque la frecuencia en UNO es mayor, ninguno de los dos corpus presenta una cantidad significativa de anglicismos, pues en UNO los anglicismos constituyen alrededor del 1 por ciento del material, mientras en COLAs es del 0,7 %. Ninguna de las palabras más frecuentes en los corpus coincide. En el corpus COLA, la palabra más frecuente es gay, mientras en el corpus UNO es cool (kul).

En lo que se refiere a la pronunciación de los anglicismos en UNO, se mantienen los fonemas inglesas en mayor grado que en COLAs. Hay algunos puntos que lo explican: I) En primer lugar hay una mayor similitud entre los sistemas fonológicos inglés y noruego, por lo que es más fácil mantener algunos fonemas difíciles de pronunciar en español. II) El mayor número de anglicismos en el corpus UNO en general indica que los jóvenes noruegos tienen mayores conocimientos del inglés que los jóvenes chilenos.

La preferencia por adoptar el género masculino para los anglicismos en COLAs concuerda con los estudios mencionados de Contreras (1988) y Rabanales (1992), e indica que los jóvenes chilenos mantendrán la preferencia por el género masculino en los anglicismos también en el futuro.

9.10.1 Las funciones de los anglicismos

EL uso de los anglicismos es motivado por el deseo de expresar cierta imagen y obtener confirmación social por parte de los otros interlocutors Sharp (2001).

Las referencias a la cultura juvenil transnacional o global son importantes hay referencias a títulos de canciones, películas y teleseries.

 

Print Friendly, PDF & Email